976 239 501 / 976 239 502 coaatz@coaatz.es

Según el Índice de Costes Directos de Construcción elaborado por Grupo ACR, se ha producido una reducción de los costes en un 3,8% en el año 2020, frente al aumento del 5.23% que se produjo en el año 2019. La evolución de los precios muestra un comportamiento irregular por partidas. Desde 2015, se presentaban continuos incrementos en los costes de partidas de materiales como como las fachadas, las divisiones interiores y la estructura.

La Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac) indica que en enero la venta de materiales cae un 5,5% interanual, en la misma consonancia que el punto anterior.

Sin embargo, la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), anuncia que los precios se mantienen en línea con 2019. Y analizan que esta tónica les permite una predictibilidad en los costes que evita distorsiones a lo largo de la obra.

Estos datos pueden traducirse en un escenario engañoso para los constructores, si estos han realizado previsiones con índices de precios demasiados inferiores a los que en realidad nos encontramos. Y es que se constata que han quebrado constructoras debido a la firma de contratos con precios demasiado justos y la evolución de los costes ha sido al alza. De ahí la gran importancia que tiene el control de costes en la evolución de la obra.

Herramientas de control de costes en la construcción.

 

Existen herramientas que permiten controlar estos costes desde incluso antes de la fase de diseño de una promoción.

En el control del presupuestario de una obra se suelen asumir como normales desvíos de hasta el 20% sobre el presupuesto inicial lo que evidencia la gran importancia que este aspecto llega a alcanzar en el proceso edificatorio. Es por ello que se hace imprescindible de la figura del Quantity surveyor, un técnico competente en la economía de la construcción que evite estas desviaciones. Que pueden provocar situaciones difíciles a los promotores, evitando la inviabilidad económica, la reducción de objetivos iniciales. La profesión que más se ajusta al desarrollo de esta actividad es la arquitectura técnica. Una de sus principales ventajas es que participa en el proceso de inversión inmobiliaria desde su fase más temprana, estudiando su viabilidad económica antes del diseño e influyendo en todas las etapas de la inversión. Así consigue que las decisiones que se tomen no disparen los costes y los consumos.

Al mismo tiempo nos encontramos con métodos para mejorar la productividad de sus proyectos que están poniendo en marcha promotoras y constructoras, como es Last Planner System. Una metodología de planificación de obra, ligada a la filosofía Lean Construction, que modifica el proceso de programación y control de los proyectos, reduciendo la incertidumbre y la variabilidad. Se trata de un procedimiento colaborativo de negociación entre todos los agentes que intervienen en el proceso. Al controlarse todos los aspectos desde la fase de diseño, se obtiene un producto final con la máxima calidad que se ajusta muy fielmente a las necesidades presupuestarias del cliente, eliminando incertidumbres y asegurando el plazo de ejecución.

Además, se puede disponer de un servicio que ayuda al promotor a tener un mayor control de los presupuestos, como es el project monitoring, la monitorización de proyectos. Se trata de un control de viabilidad basado en el presupuesto de construcción aceptado, donde se hace un análisis de ‘dónde estoy’, ‘dónde debería estar’ y ‘qué tengo que hacer para corregirlo. Esto supone que un tercero independiente verifica que la obra está en todo momento consumiendo el dinero que tiene y que se está destinando exclusivamente a la construcción.

La Arquitectura Técnica clave en el control de costes en la construcción

Como colofón cabe destacar la gran labor realizada desde hace muchos años por los arquitectos técnicos en el control económico de la obra, ya que son los responsables de facto de la elaboración de las mediciones en proyecto y los responsables del control económico y de certificación durante la ejecución de la obra. Esta labor tradicionalmente realizada por los profesionales de la Arquitectura Técnica vino refrendada por la Ley de Ordenación de la Edificación, quien en su artículo 13 le otorga al arquitecto técnico, como principal responsable de la dirección de ejecución de la obra, la facultad y la gran responsabilidad de elaborar y suscribir las certificaciones parciales y la liquidación final de las unidades de obra ejecutadas.

Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Zaragoza

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies y nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies